Archive for the ‘Tendencias’ Category

Las redes sociales no son lo que eran

Monday, August 16th, 2010

Por Isidro Maya Jariego

Las redes sociales ya no son lo que eran. Mariángela Petrizzo comentaba en la lista REDES que el término “red social” en la Wikipedia en español reduce su contenido a los sitios de networking en Internet. Han desaparecido casi todas las referencias al análisis de redes sociales, que sí están presentes sin embargo en la versión en inglés del mismo término. Las entradas de la Wikipedia están en permanente construcción y los cambios son reversibles. Pero es todo un síntoma:
El término “redes sociales” se utiliza en ciencias sociales desde la década de 1950 para referirse a patrones de interacción social y conjuntos de relaciones sociales. Desde entonces el análisis de redes sociales se ha ido consolidando como una disciplina centrada en el estudio de las estructuras y las dinámicas de interacción social, a la que contribuyen la antropología, la sociología, la psicología social, la economía o la física estadística, entre muchas otras. No obstante, los precursores de este enfoque nos remiten a Émile Durkheim, Ferdinand Tönnies o George Simmel.

Sin embargo, actualmente el término “redes sociales” se utiliza mayoritariamente para referirse a las plataformas o aplicaciones de networking online. Son “redes sociales” Facebook, Friendster, Linkedin, Orkut, Xing, Twitter, etcétera. Guy Hagen, presidente de Innovation Insight, mostraba con una secuencia del primer semestre de junio de 2008 generada con blogpulse que el término “redes sociales” se utiliza profusamente para referirse a dichas plataformas. Sin embargo, el uso del término “networking social” está incluso por debajo de las referencias (generalmente más especializadas) al análisis de redes sociales. Merece la pena echarle un vistazo al gráfico porque es muy ilustrativo de la tendencia.

El público en general entiende que una “red social” es una plataforma de networking online, no una estructura de relaciones sociales (sea cual sea el medio o el contexto en el que se produce). Las consecuencias para el análisis de redes sociales han sido suscitar un interés público y de los medios de comunicación inusitado para la disciplina. Pese a que ha ocurrido, dicho sea de paso, en el momento de mayor crecimiento e impacto científico en la historia del análisis de redes sociales. Por otro lado, se produce un acercamiento poco informado, que trivializa el conocimiento que se ha ido generando en este ámbito de investigación.

Como resultado, muchos de los que hacen análisis de redes sociales miran con cierto recelo el boom reciente de las plataformas de networking online. También cuestionan en ocasiones la base científica de las propuestas. Sin embargo, se trata de bases de datos electrónicas con un gran potencial para su explotación científica. De hecho, algunas investigaciones aplican de forma creativa el análisis de redes a los sitios de networking. Por otro lado, la interacción online revela nuevas pautas de sociabilidad y formas de organización emergentes de interés por sí mismas.

Las redes sociales online y el análisis de redes sociales están condenados a entenderse. Quizás una definición más amplia en la Wikipedia sea un buen comienzo.

Por Isidro Maya Jariego

Serendipidad en el diseño de redes

Thursday, February 4th, 2010

Palabra rara (y fea) como pocas, pero sugerente. Me veo usándola cada vez más en las charlas con emprendedores y con gente que se dedica a la innovación. No es fortuito porque la complejidad de los tiempos que corren encaja bien con la serendipidad.

Proviene del término anglosajón “serendipity” y suele ser traducida de muchas maneras: “serendipia”, “serendipismo” o como titulo este artículo: “serendipidad”.
La “serendipidad” es un descubrimiento afortunado que se produce sin planificación. Se da de forma inesperada, aparentemente por accidente o suerte del destino. Es encontrar algo bueno que no buscabas. Ejemplos de serendipidad hay muchos, incluidos innovaciones tan determinantes como la Penicilina. La Wikipedia achaca a este fenómeno inventos tan variados como el dulce de leche, el celuloide, la estructura del átomo, el principio de Arquímedes, el Teflón e incluso, el mismísimo descubrimiento de América (recordemos que Colón buscaba la India cuando “se encontró” con el Nuevo Mundo).
Por cierto, Nicholas Carr dice que Internet es probablemente “the greatest serendipity engine in the history of culture” por la capacidad que tiene la web de descubrir caminos inesperados y llevarnos por senderos de información que no habíamos previsto. Pero… ¿Y por qué hablo de “casualidad buscada”? Suena contradictorio, pero la serendipidad bien practicada, como estrategia, es precisamente eso: crear condiciones para que las “casualidades afortunadas” se produzcan con más frecuencia en tu vida, o en tu organización. De eso trata este artículo. Los fenómenos de serendipia no obedecen solo a la casualidad sino también a una actitud que los propicia, y que se traduce en ser curiosos, flexibles y sagaces.
John Adair, en su excelente libro “The Art of creative Thinking”, dedica todo un capítulo a la “práctica de la serendipidad”. Comienza su exposición citando a Marcel Proust: “the real magic of discovery lies not in seeking new landscapes but in having new eyes”, lo que nos recuerda que la serendipidad nace de la curiosidad y del foco abierto. Hay que estar preparados, nos dice, para esperar lo inesperado.

Serendipidad y planificación

La serendipidad refleja algo que el viejo management se ha empeñado en desdeñar siempre: el fascinante poder de lo aleatorio en los procesos de innovación y creatividad, y que cristaliza desde una actitud de “dejarse llevar” que niega la sobreplanificación y cree en la magia de las conexiones espontaneas. Siempre se nos ha dicho que hay que planificar, prever, definir caminos, fijar objetivos y en definitiva, identificar con claridad qué buscamos y cómo en cada momento. No es un mal consejo, pero se ha abusado de ello, hasta el punto que la obsesión por la planificación ha llevado a construir modelos tan eficientes como rígidos y poco creativos.
Un ejemplo útil, aunque algo manido, de serendipidad en el proceso de innovación es el Post-it de 3M. No se buscaba un pegamento así pero se encontró uno mejor, y fue posible gracias a que había una persona, y sobre todo un sistema, que estimulaba la innovación espontánea y estaba preparado para “ver” más allá de lo previsto. Lo que puede parecer un simple golpe de suerte es a menudo una cultura que se estimula conscientemente.

Serendipidad en el diseño de redes

La serendipidad adquiere cada vez más significado en el diseño y promoción de redes. Algunos decisores públicos se empeñan, por ejemplo, en sobreorganizar los clusters y las redes de innovación, poniendo múltiples normas y definiendo una retahíla de objetivos sosos e inalcanzables. Se pretende con ello generar “lazos fuertes”, casi orgánicos, en forma de alianzas, fusiones y contratos, y es así como tienden también a medir los resultados de forma maximalista. Sin embargo, la gracia de las redes no está solo en esas expresiones tan formales de las conexiones, sino también en los llamados “lazos débiles”, que se tejen entre personas que consiguen sintonizar en medio de la fiesta gracias a que pueden compartir con libertad en un espacio abierto y sobre todo, pensado para la conversación.

Por Amalio A. Rey

Ver articulo completo en: eMOTOOLS

Narrativas transmediáticas: novedades del frente cross-media.

Thursday, February 4th, 2010

Por Carlos Scolari
El estudio y la reflexión sobre las narrativas transmediáticas no se detiene. En este post pasaré revista a algunos conceptos, teorías y modelos que han surgido en los últimos meses. El post puede ser leído como una continuación de otro publicado en Hipermediaciones en mayo del 2009 (“Narrativas transmediáticas: breve introducción a un gran tema“) y del artículo del International Journal of Communication (“Transmedia Storytelling: Implicit Consumers, Narrative Worlds, and Branding in Contemporary Media Production”). ¿En qué anda Henry Jenkins? ¿Qué propone Jeff Gómez?

Los siete principios de Henry Jenkins
Henry Jenkins, además de haberse mudado desde el MIT (Boston) hacia la Universidad de Annemberg (California), ha estado muy activo en el frente transmediático. Además de algunas entrevistas sumamente interesantes (Ver enlace en Hipermediaciones) ha propuesto unos principios que caracterizarían a estas formas de comunicación (aunque, más que “principios”, se trata de tensiones que atraviesan el mundo de las narrativas transmediáticas):
1. Spreadability vs. Drillability:
2. Continuity vs. Multiplicity:
3. Immersion vs. Extractability:
4. Worldbuilding:
5. Seriality:
6. Subjectivity:
7. Performance:

Nota Completa en Hipermediaciones

Interfaces Líquidas: la investigación hace realidad la Ciencia Ficción?

Sunday, April 5th, 2009

En el siguiente vídeo, Pattie Maes y Pranav Mistry, presentan el proyecto del MIT Media Lab llamado Fluid Interfaces Group. Demuestran una serie de interfaces experimentales con el concepto de interfaces fluídas o líquidas denominadas SixthSense (Sexto Sentido). Casi como un desafío a la ciencia ficción estos investigadores diseñaron una forma de vestir la tecnología incorporando una cámara de vídeo, un proyector, una cámara digital dentro de un dispositivo móvil, como podría ser el teléfono celular. Estás interfaces además de ser multi touch son también de reconocimiento gestual.

Perfil de SixthSense del MIT Media Lab:

“El prototipo está compuesto por un proyector de bolsillo, un espejo y una cámara. Los componentes de hardware se acoplan en un colgante de dispositivos portátiles como teléfonos móviles. Tanto el proyector y la cámara están conectados a dispositivos de informática móvil en el bolsillo del usuario. El proyector permite la visualización de la información visual sobre superficies diversas, paredes y objetos físicos a nuestro alrededor para ser utilizado como interfaces, mientras que la cámara reconoce las acciones y gestos del usuario utilizando técnicas basadas en la visión. El programa procesa los datos de la secuencia de vídeo capturada por la cámara y las acciones a través de seguimiento visual de la punta de los dedos del usuario usando simples técnicas de visión por computadora. Los movimientos y las disposiciones de estos gestos se interpretan como la interacción que actúa como instrucciones para estas interfaces fluídas gestuales. ”

Fotos de la página web de SixthSense

SixthSense’ es una verdadera interfaz gestual vestible que aumenta el contacto con el mundo físico real que nos rodea con la información digital y nos permite usar gestos naturales de interactuar con dicha información. Cuando nos encontramos con algo o alguien en algún lugar, usamos nuestros cinco sentidos para percibir información sobre el mismo; esa información nos ayuda a tomar decisiones y elegir el derecho a tomar acciones. Pero a veces sin duda la información más útil que puede ayudarnos a tomar la decisión correcta no es, naturalmente, perceptible con los cinco sentidos, es decir, los datos, información y conocimientos que están en soportes digitales ( internet) y que puede ser requerida en un minuto determinado para tomar una decisión fuera de nuestra oficina o casa. A pesar de que la miniaturización de los dispositivos informáticos que hoy nos permite llevar las computadoras en nuestros bolsillos, no existe ninguna relación entre nuestros dispositivos digitales y de nuestras interacciones con el mundo físico. La información se limita tradicionalmente en papel o digitalmente en una pantalla. SixthSense genera una nueva interfaz que conecta lo intangible de la información digital en el mundo tangible, y que nos permite interactuar con esta información a través de gestos naturales.

SixthSense permite al usuario dibujar iconos o símbolos en el aire utilizando el movimiento del dedo índice y reconoce los símbolos como la interacción instrucciones. Por ejemplo, dibujar una lupa símbolo lleva al usuario a la aplicación de mapa o plano una ‘@’ símbolo permite al usuario comprobar su correo. El sistema también aumenta la interacción con los objetos físicos al poder el usuario interactuar con la proyección de más información acerca de estos objetos proyectando sobre ellos. Por ejemplo, un periódico puede mostrar video en vivo de noticias o la información dinámica se puede proporcionar en un trozo de papel ordinario o el gesto de dibujar un círculo en el equipo del usuario una muñeca proyectos reloj analógico.

El prototipo actual del sistema tiene un costo aproximado de USD 350 para su implementación.

Por Esteban Javier Rico

La expansión de la Tercera Cultura

Sunday, January 18th, 2009

Tercera cultura es un término acuñado por el editor John Brockman en su libro de 1995 The Third Culture. El concepto hace referencia al supuesto divorcio entre la cultura humanística y la científica que C. P. Snow había diagnosticado en su obra Las dos culturas, entendiendo la necesidad de una tercera cultura que generara un nuevo emergente de conjunción, comunicación, producción de conocimiento y pensamiento, sobre la base de una filosofía natural.

Las dos culturas es el nombre de un tópico cultural contemporáneo que deriva del título de una influyente conferencia de C. P. Snow en 1959. Su tesis es que la ruptura de comunicación entre las ciencias y las humanidades es uno de los principales inconvenientes para la resolución de los problemas mundiales. Dada su formación científica y su cualidad de novelista de éxito, Snow estaba en un buen lugar para plantear el debate. Estamos hablando de dos grupos polarmente antitéticos: los intelectuales de las ciencias sociales en un polo, y en el otro los científicos. Entre ambos polos, un abismo de incomprensión mutua; algunas veces (especialmente entre los jóvenes) hostilidad, soberbia intelectual y desagrado, pero más que nada falta de comunicación y entendimiento recíproco.

John Brockman plantea que los científicos creen que los intelectuales de las ciencias sociales carecen por completo de visión anticipadora, que viven singularmente desentendidos de los problemas más complejos de la humanidad a futuro, que son en un profundo sentido anti-intelectuales, anhelosos de reducir tanto el arte como el pensamiento al momento existencial. Cuando los no científicos oyen hablar de científicos que no han leído nunca una obra importante de la literatura, sueltan una descalificación entre la burla, la ironía o la compasión por su falta de formación. Los desestiman como especialistas ignorantes. Una o dos veces me he visto provocado y he preguntado [a los no científicos] cuántos de ellos eran capaces de enunciar el Segundo Principio de la Termodinámica. La respuesta fue glacial; fue también negativa. Y sin embargo lo que les preguntaba es más o menos el equivalente científico de “¿Ha leído usted alguna obra de Shakespeare?”
La tercera cultura consiste en aquellos científicos y otros pensadores del mundo empírico que, a través de su trabajo y sus escritos, están sustituyendo al intelectual tradicional en la tarea de aclarar los significados más profundos de nuestras vidas, redefiniendo quienes y qué somos.

Hay signos optimistas sobre la inclusión de los académicos de las humanidades dentro de la tercera cultura, académicos que piensan del mismo modo que los científicos. Piensan que existe un mundo real y que su tarea es comprenderlo y explicarlo. Someten sus ideas a prueba en términos de coherencia lógica, poder explicativo y conformidad con los hechos empíricos. No difieren de las autoridades intelectuales: las ideas de cualquiera pueden ser desafiadas y los progresos del entendimiento y del conocimiento se acumulan a través de tales desafíos. No reducen las humanidades a los principios físicos y biológicos, pero piensan que el arte, la literatura, la historia o la política –una completa panoplia de temas humanistas- necesitan tener en cuenta a las ciencias.

Las conexiones realmente existen: nuestras artes, nuestras filosofías, nuestra literatura, el producto de las mentes humanas interactuando unas con otras, y y la mente humana son un producto del cerebro humano, que se encuentra organizado en parte por el genoma humano y evoluciona por los procesos físicos de evolución. Al igual que los científicos, los académicos de humanidades basados en la ciencia son intelectualmente eclécticos, buscan ideas en una gran variedad de fuentes y adoptan aquellas que prueban ser útiles, más que aquellas que operan dentro de “sistemas” o “escuelas”.

Y este no es el camino de una sola dirección. Así como los académicos de las humanidades basadas en la ciencia están aprendiendo de la ciencia, y están influídos por la ciencia, los científicos están alcanzando una comprensión más amplia sobre el origen de su propio trabajo a través de las interacciones con los artistas y diseñadores de la información.

Repercusión en España
El 19 de noviembre de 2008 se presentó la Plataforma Tercera Cultura con la intención declarada de fomentar la superación entre ambas ramas del conocimiento mediante un trabajo de divulgación científica y de promoción del racionalismo y el humanismo secular. Entre sus miembros se encuentran los periodistas Arcadi Espada, José Pardina, el escritor Ibn Warraq o el filósofo Fernando Savater.

Repercusión en Argentina
En 2008 se formó la Fundación Tercera Cultura con una avanzada de científicos, artistas, intelectuales, diseñadores, investigadores, profesores que han convergido en la creación de esta ONG con fines de promoción y difusión de esta temática y que tendrá en el primer semestre de 2009 una gran Maratón de Pensadores sobre Ciencia y Cultura contemporánea.


Ver Notas Relacionadas de RedInfoDesign
Infoxicación, neurobiología y diseño de información
Jonathan Harris. Philotaxis
Jonathan Harris. 10×10™
Hans Rosling: diseño de información para comprender los cambios de nuestro mundo.

Por Esteban Javier Rico

Cuando las cosas están claras, la gente las entiende. Dave Gray.

Sunday, September 14th, 2008

Dave Gray analiza el mundo actual donde vivimos bajo el peso de la saturación informativa, procedente de la televisión, Internet, periódicos, libros… Hay quienes se plantean si es buena para el público esta situación desde diferentes posiciones desde la tecnofilia hasta la tecnofobia. Dave Gray, CEO y fundador de XPLANE y experto en la comunicación visual.

Lo cierto es que buena o mala la situación de hiperconexión, es ciertamente una tendencia, y parece imparable. Richard Saul Wurman acuñó el término “ansiedad informativa” para describir el sentimiento que se apodera de la gente al enfrentarse a esa infinita cantidad de datos. A medida que el mundo se vuelve más y más interconectado, este sentimiento sólo puede empeorar, hasta que logremos dar con medidas eficaces para afrontarlo.

Está claro que las cosas que hacemos ahora no funcionan, y la comunicación visual puede ayudar.
La comunicación visual es cualquier forma de comunicación primariamente gráfica. Esto incluye, por ejemplo, cosas como los gestos o el lenguaje corporal, y también mensajes pictóricos como los que vemos en mapas, señales de tráfico, televisión y otros sitios. La comunicación visual nos rodea, es inevitable. Estamos presenciando la emergencia de un lenguaje visual global, en el que la gente usa cada vez más Internet para comunicarse de forma gráfica.

La Red es, por su propia naturaleza, un medio de comunicación visual. Además, cada vez es más fácil comunicarse visualmente porque los anchos de banda y el almacenaje son más rápidos y baratos. Y también las herramientas son cada vez más baratas y fáciles de utilizar. Aparatos como las cámaras digitales, los teléfonos con cámara y las webcmas también ayudan. Webs como Flickr o YouTube son ejemplos de esta tendencia emergente hacia la comunicación visual.

Desde XPLANE se centran en ayudar a empresas a desenvolverse en entornos inciertos y variables. Sus clientes son empresas innovadoras y líderes de sus industrias, que saben que una estrategia de comunicación clara y concisa es la mejor forma de afrontar con éxito los cambios. Ya sean cambios internos, como cambios tecnológicos, de procesos o externos, como lanzar nuevos productos o tecnologías, la claridad debe ser la primera prioridad. Cuando las cosas están claras, la gente las entiende. La gente que comprende toma mejores decisiones, lo que conduce a acción y resultados.

Una de las formas en las que ayudan a las empresas a ser más flexibles y rápidas es haciéndoles visualizar cosas que no se representan habitualmente en imágenes. Dice Dave Gray, por ejemplo, les ayudamos a representar su visión de la empresa, su cultura, estrategias y procesos, de forma que todos aparezcan “en el mismo barco”. Y hacemos esto también para nosotros mismos. Por ejemplo, hemos dibujado nuestra filosofía empresarial como guía para ayudar a tomar mejores decisiones. Lo que no puede ser visualizado, no puede ser logrado: si algo no se puede dibujar, entonces no se puede conseguir.

Por Esteban Javier Rico

Fuentes:
Entrevista de Carlos Corredor a Dave Gray en Baquia.com
Blog Personal de Dave Gray

Visualización de Información

Saturday, September 6th, 2008

Cada vez hay más fusiones y remezclas de disciplinas y aplicaciones relacionadas al diseño y visualización de información. Están los casos de las agencia de publicidad que convocan a un visualizador de información. Ilustradores devenidos en infografistas de periódicos al mismo tiempo que otros infografistas que producen obras. También encontramos casos de diseñadores que a partir de sus propias visualizaciones de información realizan softwares para el desarrollo propio u ofrecen servicios de diseño y/ visualización a terceros, directamente.

El diseño y visualización de información, en general, y las infografías, en particular, pueden pensarse como una post-producciones que, según el francés Nicolás Bourriaud, las mismas corresponderían al “conjunto de procesos efectuados sobre un material grabado” (sea este audio, video, imágenes, texto, etc), teniendo en las herramientas digitales el soporte perfecto para desarrollarse infinitamente.

Las visualizaciones e infografías no parten de la nada sino que están relacionadas incesante y constantemente unas a otras con sus antecesoras. Esta remezcla o “remix” de informaciones y comunicaciones, como toda post-producción, favorece a la fusión de dos nociones otrora bien definidos (y separados): producción y consumo. El consumo (el uso de las formas) es también un modo de producción; o sea, el uso implica interpretación conduciendo así directamente a la reinterpretación, dando lugar a la reapropiación del objeto de consumo.

Existen muchos sitios y blogs en donde se puede ver estos fenómenos, tales como information aesthetics, Infografistas, What´s next, así como el resto de links publicados y comentados en este blog. También se pueden encontrar sitios de administraciones públicas con gran preocupación por comunicar “organizadamente” la información a su disposición.

Finalmente, un video en donde se pueden observar casi todo lo señalado más arriba, tal como post-producción, visualización y diseño de información, infografías:


Por Juan Ignacio Visentin